Plaza de la Universidad, 8, Valladolid. Tlf: 690 982 983 · 660 570 477

Blog

¿Cómo recuperar la motivación para enfrentar un nuevo proceso?

¿Cómo recuperar la motivación para enfrentar un nuevo proceso?

Cuando empezamos a opositar, todo el mundo nos dice que no es un camino fácil y que es una carrera de larga distancia.  Nunca me gustó verlo de ese modo porque creía que me estaban diciendo que opositar duraría muchos años de mi vida. Y, no os mentiré, sacar la oposición en el menor tiempo posible, es lo que todos queremos cuando empezamos. Pero, como todo en la vida, no todo es perfecto. Ni sería bueno que lo fuera.

El futuro está lleno de acontecimientos imprevisibles:  accidentes físicos, situaciones personales que inevitablemente desconcertarán, mala suerte en un examen, dificultad para controlar los nervios, no estudiar el tiempo suficiente por la necesidad de trabajar para pagar los estudios, problemas de seres queridos , pérdidas dolorosas, circunstancias económicas, laborales… No seguimos una línea recta en el proceso vital, y cómo la oposición no deja de ser una parte de nuestra vida, sigue el mismo camino irregular que ella.

Y debemos ser conscientes de que no podemos controlarlo todo y que no todo depende de nosotros.

Las personas que caemos en alguna parte de los procesos  y no lo sacamos a la primera, tenemos un obstáculo ( y con ello, mucho más valor): enfrentarnos y superar a la voz dañina que sale de nuestro interior y nos dice «¿y por qué esta si si la anterior fue  no?». Y con este pensamiento, llega la pérdida de motivación. Los :

Desde ¿para qué estudiar más si no sirve de nada?

¿Por qué madrugar hoy si ya me lo sé?

¿Para qué emplear más tiempo en un proceso tan difícil?

Es imposible

Soy incapaz de estudiar porque me recuerda lo mal que lo pasé y que no sirvió para nada.

Todos los que empezaron conmigo ya tienen la plaza y yo sigo aquí. 

¿Y si me cambio a una oposición más fácil? ¿ me pongo a trabajar y estudiar a la vez? 

Hasta el » lo dejo» ( no decidido voluntariamente si no por la época de baja motivación ante la que nos encontramos)

Perder la motivación cuando debemos empezar de nuevo es NORMAL pero no es normal mantenernos en esa dinámica. ¿ Y CÓMO. RECUPERARLA?

 

  1. EVITAR PRESIONARNOS A NOSOTROS MISMOS:  ¿La habéis sentido? Presión porque estamos opositando y no estamos trabajando, con la  pérdida económica que esto supone. Porque no relacionamos estudiar con un trabajo duro y con «merecer». Si no como un simple camino para alcanzar lo que verdaderamente vale la pena: el aprobado. Y tenemos que cambiar la perspectiva. Estudiar unas oposiciones, por sí mismo, nos hace ganar valor como trabajadores. Opositar implica sacrificios, renuncias, horas de estudio y mucha resiliencia. Los pensamientos autodestructivos son muy peligrosos por lo que debemos trabajar en superarlos. Prueba reservando cinco minutos para escribirlos y dejarlos ir o en no contestar a tu propia cabeza, de la misma forma que aparecen, acaban desapareciendo. No tienes por qué luchar contra ellos.
  2. DEJA DE MEDIR TU OPOSICIÓN EN EL TIEMPO QUE LLEVAS ESTUDIANDO: Nadie y absolutamente nadie va a preguntarte a cuantas convocatorias has ido. Y, por propia experiencia, te digo que las veces que te presentas después de caer demuestran la enorme fuerza de voluntad y las ganas que tienes de sacarlo. Y , que , en ese caso, pongo la mano en el fuego y no me quemo para decir que lo sacaréis.
  3. APARTA AL QUE NO TE APORTE:  Y no es un consejo a lo «Mr Wonderful». Nos rodean personas dañinas con sus: ¿Todavía no has aprobado?. Estáis locos por opositar sin sacarlo. «X » o «X» es mejor opción. Opositar vuelve loco y no vuelves a ser el mismo» «¿ Qué haces saliendo si estás opositando?» » Que te pongan a trabajar y ya verás que estrés». Y un largo etcétera. Por respeto, no contestamos. Pero, más importante que eso, es el respeto a nosotros mismos. Cualquier persona con esas frases recurrentes en las conversaciones no se merece un minuto de nuestro tiempo de opositor. No tengáis miedo de desplazarlos de vuestra vida ( si no cambia cuándo les pedís empatía). Y al contrario: habla mucho con quien te hace bien y te motiva ( otros opositores u otras personas vitamina)
  4. NO TE CASTIGUES:  No tienes la culpa de suspender cuando has estudiando lo que has podido y cómo has podido. Suspender unas oposiciones no implica la incapacidad para aprobarlas si no que ha fallado algo. Y este algo no tiene por qué ser tu culpa: te ha podido pasar algo inevitable, has podido tener mala suerte o, quizá, no has tenido en cuenta tus circunstancias para organizar tu estudio. Y NO PASA NADA, no es la última oportunidad. No te castigues estudiando más, no saliendo, evitando a tus seres queridos o trabajando cuando antes no te lo planteabas. Para unos días, piensa qué puedes hacer para, en la siguiente convocatoria, dar lo mejor de ti. NOSOTROS, EN LAS PRÓXIMAS ENTRADAS TE AYUDAREMOS. 
  5. PENSAD EN LA  VENTAJA Y NO EN LA DESVENTAJA: Habéis dado vuelta al temario, habéis conocido vuestras debilidades y tambien lo que no os dio tiempo a estudiar. Posiblemente os hayáis enfrentado a muchos exámenes y habéis superado la sensación de » enfrentarse a lo nuevo» y con ello evitar parte de ansiedad nerviosa.

NO OS DÉIS NUNCA POR VENCIDOS, HABÉIS AVANZADO MUCHO (y conseguido mucho), Y CREEDLO : MERECE LA PENA LA SENSACIÓN Y SOÍS CAPACES. 

¡ÁNIMO Y MUCHAS GANAS!

¡NOS LEEMOS!

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.