Plaza de la Universidad, 8, Valladolid. Tlf: 690 982 983 · 660 570 477

Blog

«Punto de inflexión» en la oposición

«Punto de inflexión» en la oposición

Nadie habla mucho de los momentos difíciles del proceso del estudio, y , sobre todo, de lo conocido cómo » punto de inflexión» en la oposición. Si bien es cierto, que la definición de este concepto es la que extraemos de las matemáticas, a la que debemos aludir en esta ocasión es la proporcionada coloquialmente. Un punto de inflexión el punto de mayor tensión en una narración. 

Merindo Memuero GIF

En la oposición este punto se alcanza cuando…

1-Suspendemos un examen y caemos del proceso. Para algunos opositores, algo que es «natural» o » lo que puede pasar en la mayor parte de las experiencias opositando», supone la pérdida de su esencia o incluso un duelo. Suspender no es fácil, sobre todo cuando has estudiado siguiendo recomendaciones, cumpliendo objetivos y renunciando a muchos planes. Tampoco es fácil para aquellos con buenos expedientes académicos. Pero no debemos olvidar que opositar no puede equipararse a NADA que hayas hecho antes. La presión, el tiempo dedicado al estudio, el material preguntado y lo que supone estudiar es totalmente novedoso.

Siempre he considerado, y lo sostengo, que el OPOSITOR REAL es el resiliente, el que cae y es capaz de levantarse para conseguir lo que quiere: su plaza. Y nadie te va a preguntar nunca en qué condiciones la has conseguido, lo importante es estar dentro y todo el proceso previo se olvida.

2- No llegas a suspender pero ves que te cuesta más de lo normal.  Este » punto de inflexión» en la oposición surge por la incertidumbre misma  que conlleva opositar.

En este » punto de inflexión», tienes los siguientes dilemas morales:

1- ¿ Continúo opositando?

2- ¿ Me voy a otra oposición » más asequible»?

3- ¿Me cambio de academia?

4- ¿ Busco trabajo para compaginar el estudio?

5.- ¿ Cambio de decisión y lo dejo todo?

6.- ¿ Me doy un tiempo?

telemundo no me lo creo GIF

Si estás teniendo este momento de incertidumbre,  te estás replanteando todas estas preguntas y sientes que no estás bien ni emocional ni mentalmente, déjame darte un primer consejo…

NO TE HAGAS CASO

Cuando estás en este «punto de inflexión» en la oposición tienes que:

  • PARAR Y REPLANTEARTE EN QUÉ PUNTO ESTÁS.

Lo primero que debemos hacer es pensar en nuestra situación personal sin compararnos con nadie. Porque nadie tiene las mismas circunstancias. Hay opositores que obligatoriamente deben compaginar trabajo y estudios. Otros que tienen cargas familiares. Opositores con ciertos problemas.

Y esas circunstancias deben aceptarse tal y cómo son. » Mis circunstancias y yo». Y la oposición debe cuadrarse dentro de las mismas y , a veces,  y de forma realista hablando ( que es cómo debemos hacerlo), necesitaremos más tiempo o más esfuerzo que otros. ESTO ES VÁLIDO, SANO Y ES NATURAL. 

Debes considerar también cuántos años llevas opositando y si suspender un ejercicio implica algo más que lo que es: suspender un ejercicio. Subsanable perfectamente en la próxima convocatoria.

 

  • HABLAR CON TU PREPARADOR

Todo ex opositor ha pasado por estos momentos y créeme- y a la vista está- NO LO DEJARON, NO SE RINDIEROS A SUS PENSAMIENTOS. El preparador es la persona que puede calmar tus pensamientos negativos porque fue capaz de calmar los suyos mismos- o al menos lo suficiente cómo para conseguir que se le quitase de la cabeza abandonar. El preparador ve tus progresos y tus capacidades ( puntos fuertes, pero, sobre todo, los puntos débiles que todos tenemos) y va a ser capaz de buscar la solución que necesitas. No tengas miedo de expresar en voz alta- o entre personas que no son de tu círculo cercano- tus inquietudes y tus temores en relación con la oposición.

  • REINVENTARTE

En ocasiones, necesitaremos replantear:

  1.  Una forma de estudio diferente.
  2. Una nueva organización o métodos de estudio
  3.  Acudir a clases pasadas y empezar de «Nuevo» pero con todo lo anterior avanzado
  4. Si no nos presentábamos a simulacros, empezar a acudir a todos.
  5. Saber qué es lo que más nos cuesta para dar una vuelta total a la forma con la que encaras el estudio

 

  • HACER SINCERAMENTE UNA RECONSTRUCCIÓN DE LOS HECHOS HASTA ESTE MOMENTO MALO

Pienso que todo opositor debe trabajar con la frase de » en el medio está la virtud». Suspender o no cumplir objetivos no es sólo responsabilidad del opositor pero tampoco el opositor está eximido de cualquier culpa.

Por tanto, debemos afrontar que lo hemos hecho, de alguna forma, mal. Que tenemos algún problema y necesitemos acudir a un profesional para que nos ayude. Que no hemos estudiado lo suficiente o nos hemos hecho muchas excusas.

El buen opositor se hace y no se nace, ya sabéis.

 

  • SABES QUÉ QUIERES CONSEGUIR Y CÓMO QUIERES CONSEGUIRLO

Lo importante es el punto al que quieres llegar. La oposición que quieres. Y el futuro en el que te ves cumpliéndolo. A partir de ahí, debes dejar de pensar en el tiempo que llevas, en lo mucho que te va a costar, en la mucha competencia que hay. Debes encarar la realidad y ser más fuerte que la misma.  Deja de ver la oposición cómo la última bala de tu cartucho porque eso no va a hacer más que acrecentar tu inseguridad y hacerte un opositor infeliz.

Si no lo tienes claro,  haz una lista de las cosas que te impulsaron para elegir este futuro profesional.  Y si, aún así, consideras que no tienes más motivos de peso, ya toma una decisión radical. Si siguen pesando las buenas:

DEJA PASAR EL MAL MOMENTO: El punto de inflexión en la oposición acaba cuando tú lo consideres
TÓMATE UNOS DÍAS: no pasa nada para ir un paso atrás para tomar impulso
ENCARA LA REALIDAD CON GARRA PARA EVITAR QUE TE PASE LO MISMO: no te quedes cómo estás, haz algo para cambiar la situación que está  impidiendo que alcances el objetivo.

 

Recordad que todo esto y mucho más en las entrada en nuestro BLOG

Y si quieres estar al día de todas nuestra noticias, cursos, etc.. estamos en Instagram , pincha aqui

Spread the love

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.